Actualidad


actualidad, conferencias

La Fundación colabora con la Fundación Carmen y Severo Ochoa para conmemorar el XXV aniversario del fallecimiento del Nobel español.

Lunes 12 Nov, 2018, 12:56 IAG_5852

IAG_5852

 

El presidente de la Fundación Tatiana Pérez de Guzmán el Bueno, Teodoro Sánchez-Ávila, participó, el pasado miércoles 7 de noviembre, en la Lección Conmemorativa y en la entrega del Premio que organiza anualmente la Fundación Carmen y Severo Ochoa.
Teodoro Sánchez-Ávila explicó que “coincidiendo con el 25 aniversario del fallecimiento de Severo Ochoa acogimos gustosamente la propuesta de colaboración de los patronos de la Fundación Carmen y Severo Ochoa, para patrocinar su premio y esta magnífica Lección Conmemorativa. Teniendo en cuenta nuestra especialización en neurociencia, me alegra especialmente que este año haya sido impartida por el profesor Rafael Yuste, uno de nuestros neurocientíficos más prestigiosos y se haya premiado al doctor José Javier Lucas, del CBM-UAM, por su trabajo sobre las enfermedades del sistema nervioso”.
También destacó el hecho de que ambas fundaciones difunden la labor de nuestros dos premios Nobel Santiago Ramón y Cajal y Severo Ochoa, y la labor pionera que desarrollaron en el ámbito de la Neurociencia y Biología Molecular, respectivamente.
El evento se celebró en el Salón de Actos del CSIC y estuvo presidido por el secretario general Coordinación Científica del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades, Rafael Rodrigo, quien señaló que “los galardonados son un ejemplo que hace valer los objetivos de la Fundación Carmen y Severo Ochoa y de la Fundación Tatiana de Guzmán el Bueno, en su empeño por dar un salto de calidad en nuestro entendimiento de la fisiología del sistema nervioso y llegar a su aplicación necesaria en las patologías neurodegenerativas. No puedo olvidarme de resaltar el trabajo de coordinación de ambas fundaciones, como patrocinadoras de esta edición de los premios, que en un ejercicio ejemplar han logrado hacer convergen sus objetivos científicos y sus respectivas áreas de trabajo: la biología molecular y la neurociencia”.
Abrió el acto la presidenta del CSIC, Rosa Menéndez, que destacó la coincidencia de que el conferenciante y el premiado sean de la misma área de investigación, la Neurociencia: “Rafael Yuste es uno de los investigadores que mejor conocen la estructura neuronal. Y las investigaciones del profesor Lucas sobre Huntington están al más alto nivel internacional”, resaltó. Tras la entrega del Premio Carmen y Severo Ochoa al doctor José Javier Lucas, tuvo lugar la Lección Conmemorativa a cargo del profesor Yuste, director del NeuroTechnology Center de la Universidad de Columbia (Nueva York), con el título “Las nuevas Neurotecnologías: impacto en la Ciencia, Medicina y Sociedad”.
En su conferencia, el doctor Rafael Yuste, director del NeuroTechnology Center de la Universidad de Columbia (Nueva York), se mostró optimista y señaló que en 15 años se logrará el objetivo de descifrar el funcionamiento del cerebro humano. La clave para lograrlo está en la búsqueda de técnicas nuevas que permitan observar la actividad de la totalidad de las neuronas de animales vivos. Ese es precisamente el objetivo del proyecto estadounidense Brain, del que Yuste es uno de los impulsores.
El profesor Yuste recibió a continuación la Medalla de la Fundación Carmen y Severo Ochoa, en presencia de Margarita Salas, miembro del patronato de esa Fundación.
El profesor César Nombela, presidente de la Fundación Carmen y Severo Ochoa, explicó que “la Fundación Carmen y Severo Ochoa se siente muy satisfecha del desarrollo de este acto, con un premiado, el doctor Lucas, que engrosa una nómina muy ilustre de la élite científica que esta fundación ha contribuido a resaltar año tras año desde la muerte de Severo Ochoa en 1993. Y que ha tenido un broche de oro con la conferencia del doctor Yuste”.