Actualidad


actualidad

La matemática y pionera de la robótica Carme Torras, ganadora del IV Premio “Julio Peláez a las Mujeres Pioneras de la Física, la Química y las Matemáticas”

Martes 28 May, 2019, 15:52 Captura de pantalla 2019-05-28 a las 17.50.18

• Torras, especialista en Inteligencia artificial y Robótica, abrió una novedosa línea de investigación sobre el procesado temporal de señales motoras. Este galardón de la Fundación Tatiana Pérez de Guzmán el Bueno está dotado con 12.000 euros.
• En esta edición se ha otorgado también I Premio en la modalidad “Joven Científica”, dotado con 6.000 euros, que ha recaído en Elisa Lorenzo García, investigadora en la Universidad de Rennes.
• La entrega de los galardones tendrá lugar el próximo día 4 de junio en la Real Academia de Ciencias (Valverde, 22) a las 19.30.

Carme Torras (Barcelona, 1956) se licenció en Matemática Aplicada y, gracias a una beca Fulbright, cursó un máster de Ingeniería Informática en la Universidad de Massachusetts (Amherst). Su tesis doctoral sobre el procesado temporal de señales motoras abrió una novedosa línea de investigación, que ha sido posteriormente explorada por la comunidad científica internacional.

“Fui a EEUU porque me interesaba mucho entender la inteligencia y en general el cerebro humano. Hice un master en Ciencias de la Computación, en la especialidad de teorías del cerebro, con modelización de las funciones cognitivas”, señala la nueva Pionera “Julio Peláez”.

En la actualidad la doctora Torras trabaja en robótica asistencial, diseñando robots que se adapten a las deficiencias o discapacidades de las personas, para que puedan prestarles ayuda en las actividades de la vida diaria, como vestirse cuando tienen movilidad reducida. Estos robots actuarían como un asistente personal.

“El robot hace un modelo de la persona, de las cosas que puede hacer y las que no. Tiene que ser muy seguro para no hacer daño, comunicarse con la persona, para decirle lo que va a hacer antes de llevarlo a cabo. Incluso puede adaptarse a los movimientos y hacer comentarios del tipo “veo que tienes miedo, ¿quieres que vaya más despacio?”, explica Carme Torras.

Este trabajo es el resultado de la adaptación de los mecanismos de neurocontrol motor a la robótica, concretamente a la cinemática, el control y la planificación de movimientos de robots. Ésta es la línea de investigación que la profesora Torras ha seguido desde que entró en el Instituto de Cibernética en 1981 y luego en el Instituto de Robótica e Informática Industrial (IRII), centro mixto del Consejo Superior de Investigaciones Científicas y la Universidad Politécnica de Cataluña, donde ha formado y lidera un grupo de 40 personas reconocido como grupo consolidado de Robótica por la Generalitat de Catalunya sin interrupción desde 1997 hasta la actualidad.

El laboratorio de vida asistida que dirige, con dos habitaciones que simulan un dormitorio y un comedor-sala de estar, está equipado con internet de las cosas, inteligencia ambiental, y cuenta con cuatro robots asistenciales, que se “entrenan” para ayudar a las personas con movilidad reducida, a modo de asistente personal robotizado. El objetivo es lograr mediante robótica que las personas con alguna discapacidad puedan ser autónomas, sin necesidad de depender una persona que les cuide.

Apasionada de la ciencia-ficción, Carme Torras he escrito varias novelas que abordan los dilemas éticos suscitados por la robótica, la inteligencia artificial y las redes sociales. “La mutación sentimental”, editada también en castellano (Milenio, 2012), ha sido traducida al inglés por el MIT, con el título “The Vestigial Heart” (MIT Press, 2018), y se utiliza, junto con materiales didácticos, para impartir un curso universitario de ética en robótica social e inteligencia artificial, que también ha sido adaptado en Cataluña para secundaria y bachillerato (Pagès Editors, 2018).

Torras ha colaborado en numerosas iniciativas de mentoring de mujeres tanto en ámbitos industriales como docentes, con escolares para animar a las niñas a estudiar carreras STEM. “En secundaria o bachillerato las niñas ya tienen los roles demasiado interiorizados. Por eso hemos de incidir en primaria antes de que tengan prejuicios sobre lo que pueden o no hacer”, señala Torras.

I PREMIO EN LA MODALIDAD JOVEN INVESTIGADORA

Por primera vez la Fundación ha decidido ampliar el premio Julio Peláez concediendo un segundo galardón a la joven científica, Elisa Lorenzo García, que desarrolla su carrera en la Universidad de Rennes (Francia) en la misma disciplina que la mujer pionera galardonada, y que ya ha destacado por la calidad y excelencia de sus trabajos de investigación en geometría algebraica, geometría aritmética y teoría de números. Con esta nueva modalidad, la Fundación quiere inspirar y motivar a las jóvenes científicas para que continúen desarrollando sus investigaciones y así garantizar el relevo generacional.

La línea de investigación de Elisa Lorenzo, doctora en matemáticas por la Universidad Politécnica de Cataluña (2014), se sitúa en la frontera de la teoría de números y la geometría aritmética, con aplicaciones en la criptografía. Aunque suene complicado, su trabajo demuestra que las matemáticas están presentes en la vida diaria. Sus investigaciones permiten que nuestros mensajes de WhatsApp sean seguros y nadie más que nosotros podamos leerlos.

Tras haber sido investigadora posdoctoral en la Universidad de Leiden, actualmente es profesora y Maîtresse de conférences en la Universidad de Rennes 1. Es presidenta de la comisión de Mujeres y Matemáticas de la Real Sociedad Matemática Española desde 2017 y Coordinadora española de la EWM (European Women in Mathematics) desde 2015 y embajadora española del CWM (Committee for Women of the International Mathematical Union) desde 2018.

(Fotografía por cortesía de Joan Puig)