Actualidad


actualidad

Los jóvenes de la III promoción del YCL ejercen liderazgo cívico con una iniciativa solidaria durante el Covid

Martes 12 May, 2020, 6:49 2
Un grupo de 30 jóvenes de la III promoción del Programa #YoungCivicLeaders han llevado a cabo estos días la iniciativa “No te conozco pero aquí estoy” con el fin de facilitar labores de acompañamiento a aquellas personas que por la pandemia del Covid-19 han pasado por situaciones de aislamiento más extremo durante su ingreso hospitalario.

Esta iniciativa nació con el fin de ayudar a las personas más vulnerables que ante la situación de confinamiento han pasado por una fase de soledad extrema. Los jóvenes de la Fundación Tatiana Pérez de Guzmán El Bueno, pertenecientes a diferentes sectores profesionales, se pusieron en marcha y con ella promovieron facilitar el contacto y establecer relaciones de acompañamiento a través de cartas de apoyo de forma muy sencilla: escribir un mail a noteconozcoperoaquiestoy@gmail.com
El procedimiento era comenzar el mail con el lema: ”No te conozco pero aquí estoy” y animaban a acompañarlo de algún poema, oración, dibujos, etc… con una extensión máxima de 500 palabras. Los jóvenes se encargaron de imprimirlas y hacerlas llegar a hospitales a los pacientes que más lo necesitaban.
La iniciativa contó con un canal en la red instagram y se hicieron eco algunos medios como La Sexta. El proyecto vio en este modo altruista como la medida #QuédateEnCasa podía ser una prueba y al mismo tiempo una oportunidad para reflexionar como del mal podemos sacar algo bueno.
Adoptaron por lema “Mucha gente pequeña en lugares pequeños haciendo cosas pequeñas pueden cambiar el mundo” de Eduardo Galeano, durante todo este tiempo han recibido 1.865 solicitudes a través de su web www.noteconozcopero.org y han enviado 6.000 cartas. Además, al proyecto se han sumado 80 sanitarios colaboradores y se ha podido implantar en 5 hospitales y 6 residencias de mayores introduciendo diariamente las cartas en las bandejas de las comidas.

Todo de forma anónima y con el único objetivo de aliviar la soledad, mitigar el sufrimiento de los enfermos y conectar a las personas confinadas en sus casas con los enfermos que lo necesitan mediante cartas cargadas de buenos sentimientos.

A través de las redes sociales han creado una comunidad de voluntarios que en tan sólo dos meses han alcanzado 8.337 seguidores, los jóvenes cierran el proyecto ejerciendo un verdadero liderazgo cívico y animan a que este tipo de iniciativas nunca dejen de realizarse sean cuales fueren las circunstancias adoptando como nuevo lema “Todo lo que no se da, se pierde”

¡Gracias vosotros! ¡Estamos orgullosos!